El arbitraje impulsa la competitividad empresarial y la inversión extranjera en Colombia

La perspectiva de género y un mejor diálogo interinstitucional con la justicia tradicional, hacen parte de los retos del arbitraje, que se trataron en el Congreso de Arbitraje Nacional e Internacional.

La Cámara de Comercio de Bogotá, a través de su Centro de Arbitraje y Conciliación (CAC), ha trabajado durante 34 años en la construcción de paz a través de los Métodos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC); una manera efectiva de apoyar el crecimiento empresarial y de mejorar el entorno de los negocios, en la ciudad y en el país.

Herramientas como el arbitraje, a través de las cuales el sector privado y el sector público pueden solucionar sus controversias, son apreciadas por empresarios e inversionistas locales y extranjeros como una manera de proteger sus intereses y de contar con mecanismos legales que les permiten evitar largos y costosos litigios. Esta semana se realiza en Bogotá el Congreso de Arbitraje Nacional e Internacional, un evento organizado por el Centro de Arbitraje de la CCB, en el que diversos expertos debaten acerca de los logros de la justicia alternativa, su interacción con la justicia tradicional y las perspectivas de la figura en Colombia y en América Latina.

Mónica de Greiff, presidente Ejecutiva de la CCB, destacó la utilidad de los métodos alternativos de solución de conflictos y lo que significan para el desarrollo empresarial del país, pero en especial de Bogotá y Cundinamarca. “Estas herramientas le permiten a los empresarios reducir tiempo y costos fundamentales para la competitividad de la región y para la atracción de inversión”, dijo.

La Presidente de la Cámara habló además de los retos que tienen el arbitraje y la conciliación en Colombia en un escenario de construcción de paz como el que vive el país. Uno de ellos es la formación de las nuevas generaciones de árbitros, la continuidad y mejoramiento del diálogo institucional entre el arbitraje y la justicia tradicional; así como la incorporación más efectiva de la perspectiva de género en el oficio arbitral, para que haya una mayor participación de las mujeres.

congresocac20 abril
congresocac20 abril_1

“Este es uno de los grandes retos para toda la comunidad arbitral del país y en ese sentido debemos tomar medidas razonables que garanticen una mayor participación de la mujer en todos los escenarios de la práctica arbitral”, agregó.

Mauricio González Cuervo, director del CAC explicó que cada vez son más las empresas privadas y entidades públicas que acuden a la Cámara en busca de mecanismos efectivos para resolver sus diferencias, las cuales tomarían mayor tiempo en manos de la justicia tradicional. Durante 2016 el Centro atendió un total de 320 casos de arbitraje nacional, de los cuales un 46% correspondieron a temas de derecho comercial, un 27% a derecho administrativo, un 23% a derecho civil, y un 4% a otras ramas.

En ese mismo periodo los tribunales arbitrales del CAC emitieron un total de 85 laudos. Durante lo corrido de 2017, el Centro ha recibido 57 nuevos casos y sus tribunales han emitido 19 laudos.
“Gracias al trabajo de los árbitros que integran sus tribunales, quienes con su labor están haciendo un aporte invaluable a la construcción de una convivencia pacífica en el país”, explicó Mauricio González.

El Centro de Arbitraje y Conciliación trabaja en la búsqueda e incorporación de buenas prácticas internacionales que le permitan preservar y mejorar la calidad de los productos que allí se ofrecen a los empresarios. Además, busca niveles de excelencia y para ello está analizando varios aspectos relacionados con la conformación de las listas de árbitros, la normatividad general del arbitraje y la creación de un centro de información o biblioteca virtual, al servicio de los profesionales que ejercen el arbitraje en el país y en América Latina.